RELAJACIÓN

Actualmente, muchos vivimos en ciudades con un elevado grado de contaminación, donde el movimiento es vertiginoso, donde nadie se fija en nadie.Las artes marciales chinas tiene la virtud de relajarnos depués de un duro entrenamiento en un gimnasio o en el parque, auqnue las personas vivimos como autámatas, nos agredimos unos a otros y nos vamos perdiendo dentro de un mundo vertiginoso. Muchas veces perdemos el sentido de vida y nos mantenemos en un estado de estrás constante que redunda en nuestra salud física y mental.

Por lo tanto es imperioso aprender a relajarnos y regalarnos diariamente unos minutos para oxigenarnos, reparar nuestro sistema nervioso, mantener un mejor sentido del humor y ver la vida y sentirla más plenamente, con más conciencia, puedes entrenar en las artes marciales chinas. Si tienes mucho estrés y tensión tu cuerpo lo reflejará tarde o temprano y tu mente se convertirá en un caos.

Desgraciadamente, las personas que necesitan más  la relajación, son aquellas que “no tienen tiempo”, que no se dan el derecho a hacerlo. Trabajan hasta que se desmoronan, pensando que la relajación es perder el tiempo y no se pueden dar ese lujo. Estas personas entran en un estado de estrás crónico, haciendo que su organismo pierda el equilibrio.

Por si fuera poco, además el estrés se reduce la capacidad de afrontar problemas, la energía se reduce, el sistema inmunoló gico baja y el envejecimiento se acelera. La relajación es un ensanchamiento del campo de conciencia. Esto quiere decir que al estar tranquilos, nuestra visión sobre los acontecimientos se amplia,  generando más opciones. Aumenta nuestro nivel de conciencia.

Con la relajación podemos descansar de una manera más profunda, ayudándole a nuestro cuerpo para que no se desgaste prematuramente, y por lo tanto tendremos mejor salud fásica y mental, ya que seremos más resistentes a las enfermedades manteniendo a nuestro organismo en equilibrio. El estrés por el contrario nos puede provocar todo tipo de “itis”, como gastritis, colitis, dermatitis, etc.

Cuando sufrimos de las “itis” arriba mencionadas, o de otros “achaques”, como dolor de cabeza, migraña, diarreas, etc. empezamos a llenarnos de pastillas y medicamentos, que aminoran las molestias, pero mientras no seamos capaces de manejar algún tipo de relajación, seguirán latentes. Es tapar el sol con un dedo. Son avisos que el organismo nos da y que debemos de escuchar

La relajación nos da un aumento del nivel de energía, más vitalidad, mejor oxigenación que redunda en unas células mejor alimentadas que nos llevan a tener también una mejor capacidad de aprendizaje y rendimiento. Hace que tengamos un equilibrio en nuestra tensión arterial, que nuestro corazón trabaje mejor, nuestro sistema inmunológico se mantenga fuerte, y que todos nuestros sistemas funcionen bien. La relajación nos hará tener más resistencia frente a hábitos nocivos como son el fumar, beber alcohol en exceso, comer de más, y cualquier otra adicción, que “creemos” que nos va a ayudar a relajarnos, siendo que esto es el gran error de muchos, ya que nos convertimos en esclavos de ellas.